¿Para qué sirve meditar?

La meditación es una herramienta que sirve para:

-Observar mis pensamientos, en lugar de identificarme con ellos.

-Darle un espacio de silencio a mi mente.

-Conectarme con el aquí y ahora, dejando a un lado mis expectativas acerca de cómo debería estar siendo este momento.

-Y especialmente me permite descansar, me permite un descanso profundo de mis luchas cotidianas, un espacio de profunda comunicación conmigo mismo, de dejar a un lado el hacer, el conseguir algo del mundo, aunque solo sea por un ratito.

Esto es la meditación. Descanso, silencio, unificación.

Un espacio profundamente simple.

Podemos quedarnos en esta experiencia, y ya es plena en sí misma.

Pero además este espacio, cuando me lo regalo, también me va a permitir si yo quiero abrir un espacio interno de profunda investigación: ¿qué hay más allá de lo que pienso?, ¿qué hay más allá de lo que creo del mundo, del otro y de mí mismo?

Me permite crear un espacio en mi mente para responder a esas preguntas profundas que tarde o temprano todos nos hacemos: ¿quién soy? ¿para qué estoy aquí? ¿por qué estoy vivo? ¿qué he venido a hacer al mundo?.

En meditación no respondemos directamente a estas preguntas. Sencillamente nos abrimos a que sean respondidas, hacemos espacio en nuestra mente para que una sabiduría superior a la del pensamiento compulsivo (que siempre está tratando de resolver o de mejorar algo) pueda aparecer, pueda suceder.

Yo medito por esto cada día. Medito para recordarme a mí misma que no soy este cuerpo, que no soy estos pensamientos, que soy algo mucho más profundo que todo eso. Y el conocimiento de lo que Soy, está a mi disposición en cada instante si yo me abro a hacerle un hueco más allá de mis interpretaciones sobre cómo debería ser este instante.

Lo que tú estás sintiendo aquí y ahora no es rectificable ni modificable. Sencillamente Es. Se está dando en este instante de esta manera concreta. Date cuenta de que ya llegas tarde a este momento, no puede ser diferente en absoluto de cómo está siendo. Párate un momento ahora, y siéntelo.

Entonces ya que está siendo así, ¿por qué no unirme a este instante, que es mi vida aquí y ahora? ¿Por qué ir separado de la vida?

Incluso aunque sea doloroso, puedo abrirme a respirarlo, puedo abrirme a sentir mi dolor para poder conocer qué hay más allá de él. Porque en el momento que me entrego completamente a este momento sin expectativas, sin pensamientos, todo dolor acaba desapareciendo.

Y ahí empiezo a comprender quién soy, sin palabras, desde el silencio. Y ahí empiezo a darme cuenta de que ese conocimiento eso es lo único que puede darme una felicidad duradera.

Para esto sirve la meditación. Para poder ver que lo que soy no necesita palabras, defensas, justificaciones ni puede ser amenazado o destruido en ningún momento. Es completo en sí mismo. Lo que soy profundamente, no necesita que yo sea de una manera especial o que el otro sea de una manera concreta. Y entonces dejo de pedirle al mundo, dejo de pedirle al otro. O quizás siga haciéndolo por algún tiempo, pero ya no me culpo por ello, ni culpo al otro.

Porque me reconozco profundamente completo, y profundamente pleno.

Y me doy cuenta de que no necesito nada.

Porque en este mismo instante la vida me lo está dando todo.

Gracias.

Maricarmen  Pérez Díez

Instructora de mindfulness. Maestra y terapeuta de Reiki

cursos de mindfulness para empresas, cursos de mindfulness en madrid, cursos de mindfulness, meditacion, soy presencia, mindfulness, reiki, cursos de mindfulness, cursos de reiki, cursos de meditacion, terapia reiki

¿Quieres leer  más artículos como éste y estar informad@ de todas las actividades? ¡Suscríbete en la casilla de arriba a la derecha!

https://plus.google.com/u/0/

Anuncios

Tu creas tu propia realidad

La mente es la creadora de todo lo que siento y de todo lo que percibo.

Es decir, de todo lo que ocurre en mi mundo, ahí fuera, yo tengo el poder de decidir lo que quiero interpretar.

A veces olvidamos que tenemos este poder. Ocurre algo en mi mundo y parece que no tengo más remedio que pensar de una determinada manera. Por ejemplo, me despiden de repente y parece que el mundo se me acaba, que tardaré mucho en encontrar un nuevo trabajo o que nunca lo encontraré, que quizás no pueda pagar la hipoteca, que quizás…y entonces nos inunda el miedo.

Yo estoy convencida de que nuestros pensamientos crean nuestra realidad. El problema que tenemos la mayor parte de los seres humanos es que no nos damos cuenta de lo que pensamos, porque no nos paramos a observarlo.

Pareciera a veces que sí, que sí nos damos cuenta, pero lo cierto es que la mayor parte del tiempo se nos pasa de largo, y pensamos que elegimos lo que pensamos, pero en realidad no nos lo cuestionamos: pasa un pensamiento por nuestra mente, y a continuación, nos lo creemos, o lo ejecutamos, porque en algún nivel inconsciente ya le hemos dado la etiqueta de “realidad”, simplemente por el hecho de que se nos ha pasado por la mente.

Es decir de un hecho neutro, hago una interpretación y esa interpretación pasa a ser en realidad, mi hecho “neutro”, y a partir de ahí genero una reacción que me parece completamente lógica y consecuente con la realidad y por lo tanto también neutra (“claro, cualquiera haría lo mismo que yo en esta situación, es lógico”- nos decimos)

Por ejemplo, si yo quedo contigo y llegas una hora tarde, puede parecer lógico que yo me enfade, por lo que tu me “has hecho”. En realidad, puedo abrirme a ver los pensamientos que aparecen en esa situación y luego decidir lo que quiero creer, es decir, lo que quiero CREAR.

No hablo aquí de pensamientos correctos o incorrectos. Hablo de cuestionarme lo que pienso, porque normalmente hay un montón de posibilidades a mi disposición para ser o no creídas, pero no las veo porque estoy demasiado ocupado ejecutando lo que pienso, o bien perdido en una maraña de pensamientos que no me llevan en realidad a ningún sitio.

Si quieres probar esto, te propongo un pequeño ejercicio: piensa en una persona cercana con la que hayas tenido alguna vez un problema ¿Ya la tienes? Una vez que la tengas, pregúntate: ¿Qué piensas de ella ahora? Párate a mirar los pensamientos que surgen por unos instantes. Y después, hazte la siguiente pregunta: ¿cuanto tiempo crees que llevas pensando lo mismo de esa persona?

Sin duda lo que pensamos de alguien nos lleva a relacionarnos con esa persona de una determinada manera, el problema es que a menudo ni si quiera nos damos cuenta realmente de lo que pensamos sobre los demás y por lo tanto no nos lo cuestionamos.

Si no nos generamos el hábito de observar lo que pensamos, tampoco nos lo cuestionamos, con lo cual al final realmente no vemos lo que pensamos.

Muy bien, ¿y por qué es tan importante darme cuenta de los pensamientos que yo estoy eligiendo pensar?

Pues porque esas creencias están CREANDO mi realidad. Es mi mente la que crea todas mis circunstancias, mi trabajo, mis relaciones, mis tiempos de ocio etc.

cursos de mindfulness para empresas, cursos de mindfulness en madrid, cursos de mindfulness, meditacion, soy presencia, mindfulness, reiki, cursos de mindfulness, cursos de reiki, cursos de meditacion, terapia reiki

Y normalmente pasamos mucho más tiempo viendo la tele, cuidándonos el pelo, limpiando la casa…y oye está genial, pero si dedicáramos 10 minutos al día a observar lo que pasa por nuestra mente…creo que poco a poco podríamos recuperar nuestro verdadero poder y podríamos crear una vida más significativa y valiosa en todos los niveles.

Parece una tontería, sentarme a observar lo que pienso, y  la mente, te lo aseguro, se resistirá y te pondrá mil excusas para que no te sientes a observarla, te dirá una y otra vez “ no, no ponte a hacer otra cosa, que hay miles de cosas más importantes e urgentes por hacer que esto, esto es una tontería…”

Pero poco a poco si estás decidido a ello, te irás creando un hábito. Iras creando el hábito de amaestrar tu mente y no de que tu mente te amaestre a ti, que es lo que suele ocurrir. Con ella como aliada, podrás ir de verdad creando tu vida, una vida con verdadero significado y sentido.

El mindfulness o la atención plena me ha enseñado que quizás todo lo que pienso no es cierto, que lo que pienso es una creación mía y por tanto, es cuestionable. A fuerza de observar mi mente una y otra vez, si que puedo ver los pensamientos tipo “disco rallado”, que no me llevan a ningún sitio a donde realmente me interese ir. Entonces una vez vistos, puedo decidir que ya no quiero seguir centrándome en ellos y llevar mi atención a otro lugar distinto, a un lugar más hermoso, con pensamientos que están acorde con mi fuente, con el poder creativo y amoroso del Universo. No sé si serán ciertos, pero esos pensamientos generan paz y armonía en mi vida, lo tengo comprobado. Y por lo tanto, si quiero invertir en algo en mi vida es en ese tipo de pensamientos.

Es una inversión importante, y una decisión IMPORTANTE. Ya que mi mente es la creadora de todo mi mundo y de toda mi vida.

Y como digo es una decisión, nadie te puede obligar a tomar una decisión que no quieras y que no hayas elegido.

Así que, ya que en realidad estamos eligiendo todo el rato (consciente o inconscientemente), elijamos por favor de forma inteligente, elijamos lo que nos aporte crecimiento, desarrollo y sobre todo plenitud y amor, para que podamos llenarnos de ello y luego expandirlo a nuestro alrededor.

Conocerte mejor, investigar tu mente, saber quién eres…te llevará mucho más lejos de lo que piensas ahora que lees estas líneas…tu viaje es tuyo, tus decisiones están en tus manos…usa tu capacidad de elegir para elegir una vida plena, en la que cada instante esté lleno de significado.

Feliz momento. Aquí y ahora.

Maricarmen  Pérez Díez

Instructora de mindfulness. Maestra y terapeuta de Reiki

¿Quieres leer  más artículos como éste y estar informad@ de todas las actividades? ¡Suscríbete en la casilla de arriba a la derecha!

https://plus.google.com/u/0/

 

¿Amar demasiado?

A veces, nos sucede que nos sentimos un poco tontos porque nos parece que damos demasiado, pero que el otro o los otros no nos responden a nuestro cariño como creemos que deberían hacer. ¿Os ha pasado alguna vez, sentiros tontos por amor o por cariño? Y no solo hablamos de la pareja o de la familia, también del trabajo, de un encuentro fortuito con un desconocido…nos parece que damos mucho, pero que no recibimos lo suficiente a cambio.

Y entonces decimos, ah! He de crear un escudo protector y dejar de dar tanto para así no sufrir. Y entonces nos vamos encerrando, para protegernos porque parece que así vamos a sufrir menos. Pero si miramos bien, en realidad es mentira, seguimos sufriendo,  igual, o más. Nos ponemos una máscara y disfrazamos así nuestra verdadera esencia.

También pudiera ocurrir que de repente nos demos cuenta de que eso que estamos haciendo en apariencia desinteresadamente por hacerle un favor al otro, en realidad lo estamos haciendo para que nos reconozcan o nos quieran. Y entonces podemos sentir que el otro no nos está devolviendo el favor como nos gustaría, o bien podemos sentir enfado hacia nosotros mismos por no amarnos lo suficiente e ir a buscar el amor fuera de nosotros mismos.

cursos de mindfulness para empresas, cursos de mindfulness en madrid, cursos de mindfulness, meditacion, soy presencia, mindfulness, reiki, cursos de mindfulness, cursos de reiki, cursos de meditacion, terapia reiki

Y efectivamente así es, no podemos obtener el amor fuera de nosotros. La razón para esto es muy sencilla. No lo podemos obtener afuera, porque nosotros ya somos amor.

Cuando nos atrevemos a profundizar en la conciencia de lo que somos, los espacios entre el que está afuera y nosotros mismos comienzan a difuminarse. Comenzamos a darnos cuenta de quiénes somos realmente y de qué poco necesitamos en realidad ese reconocimiento externo del que tanto parecemos depender. Se abre un espacio en el que a cada cosa, a cada persona, a cada situación, se le permite sencillamente ser. Y desde ahí se crea un espacio en el que te ves dando al otro, sin condiciones y sin miedo a mostrarte vulnerable ante el otro y sin miedo a que (en apariencia) no te quiera.

Así que, aquí y ahora, me desnudo y me reconozco como lo que soy. Soy amor. No tengo nada que esconder. Te amo y te demuestro que te amo por lo que soy, no porque esté intentando ser buena y quererte o perdonarte por algo que me hayas hecho. Me reconozco como lo que soy, que es puro Amor, en toda circunstancia y en todo momento, porque es lo que siempre he sido.

Por eso no puedo dejar de amar al otro, incluso aunque ese otro se crea que no me ama (mentira también, claro, jajaja- cuando tu te reconoces como amor, el reconocimiento de lo que el otro es –más allá de sus máscaras- es automático).

El amor del que aquí hablo no es algo que yo “haga”, es algo que soy, y como soy eso, no hay nada que yo pueda hacer en realidad para dejar de serlo.

Entonces puedo dar y dar y dar y no cansarme de dar, aunque parezca que no recibo nada a cambio en este mundo externo porque sencillamente, me hago consciente de todas las flores que crecen en mi lo profundo de mi Ser cada vez que me abro y me permito amarte, pese a lo que en apariencia me hayas hecho. Cada vez que me doy el lujo y el permiso de Ser quien Soy. No hay mayor regalo que pueda hacerme a mí misma que ese reconocimiento. Soy Amor. Puro amor.

Maricarmen  Pérez Díez

Instructora de mindfulness. Maestra y terapeuta de Reiki

¿Quieres leer  más artículos como éste y estar informad@ de todas las actividades? ¡Suscríbete en la casilla de arriba a la derecha!

https://plus.google.com/u/0/

¿Por qué el mindfulness está de moda?

Hace algo más de 10 años, llegó a mis manos un libro que decía que la práctica de la atención plena es el mayor regalo que podemos hacernos a nosotros mismos.

Me pareció algo hermoso, hacerme un buen regalo a mí misma, así que empecé con curiosidad, a practicar cinco minutos al día. El primer día me sorprendí de lo agradable que era pararse cinco minutos sin necesidad de hacer nada en especial más que estar en donde estaba, plenamente.

Y digo plena-mente porque de repente, al pararme y centrarme simplemente en respirar, sin ninguna expectativa, me dí cuenta de repente que mi mente estaba conmigo, exactamente donde yo estaba. No estaba ocupada en otras cosas como solía estar. Fue como traer la mente a casa.

cursos de mindfulness para empresas, cursos de mindfulness, cursos de mindfulness en madrid, meditacion, soy presencia, mindfulness, reiki, cursos de mindfulness, cursos de reiki, cursos de meditacion, terapia reiki

Y es que ¿cuántas veces al día estás tú realmente donde está tu mente?

Un reciente estudio de Harvard dice que nos pasamos aproximadamente el 47% del tiempo de nuestra vida perdidos en pensamientos. Wow! Podemos imaginar lo que es eso? 47% del tiempo sin hacer nada realmente, con lo corta que ya es nuestra vida.

¿Y pensamos que por detenernos unos minutos al día sin hacer nada vamos a “perder” realmente el tiempo? Sinceramente, tiene gracia que pensemos así. Pero nuestra mente prefiere pensar así porque está en su zona de confort. Así parece que estamos más cómodos. No tengo tiempo para parar. Y preferimos pasarnos casi el 50% de la vida en “stand by”, dando vueltas en círculos, porque al menos así parece que no paramos, que estamos haciendo “algo”.

Sin embargo, tenemos más opciones que seguir en esas. De repente ocurre algo en nuestra vida que nos hace decir, uy, a lo mejor resulta que hay algo mejor que esto para mí en esta vida, y que me lo estoy perdiendo simplemente por estar distraído.

Y es que a la mente no se la trae de vuelta a casa siguiendo su juego sin cesar.

Lo primero que sucede cuando empezamos a observar nuestra mente es que nos damos cuenta de que está plagada de pensamientos, como si tuviera cientos, miles, millones de pelotitas botando solas en todas las direcciones.

Y cuando nos parece por fin haber atrapado una pelotita, otra empieza a botar en otro lado y nos distrae y ahí vamos, corriendo como un perrito a por ella, y cuando parece que la has atrapado, te das la vuelta y empiezas a ver que hay otras tantas bolitas botando en otro lado, y seguimos corriendo. Y así nos pasamos la vida.

No es raro que nuestra vida sea tan ajetreada y que no tengamos tiempo para nada. Porque nuestra vida es simplemente un espejo de nuestra mente.

Pero claro, es lógico que nuestra mente esté así, porque realmente no hay nadie en casa. No hay nadie para poner orden en lo que ocurre en nuestra cabeza porque estamos tan distraídos intentando que las pelotitas dejen de botar de una vez que no nos damos cuenta de que siempre lo estamos intentando de la misma manera y que nunca nos ha funcionado realmente, las pelotitas nunca dejan de botar.

Así que, ¿por qué no probar a salir de la escena y tratar de ver la película desde fuera? ¿por qué no empezar a tratar de averiguar quién está tirando en realidad todas esas pelotitas? ¿por qué no tratar de averiguar si hay algo más detrás de todos esos pensamientos botando en nuestra cabeza?

Nuestros pensamientos crean nuestra vida, nuestras experiencias. Crean el mundo en el que vivimos. Es por esto que es tan importante prestarles atención y prestar especialmente atención al que los está “pariendo”, que soy yo mismo.

Es decir, volver al origen. Empezar por pequeños espacios a volver a centrarse en las causas de todo lo que sucede en mi vida, en lugar de estar hipnotizado constantemente con los efectos.

La práctica del mindfulness nos invita a traer la mente a casa, a descansar profundamente en nuestra verdadera naturaleza. Y es que no hay nada como volver a casa, nada como tener acceso a ese contacto íntimo en silencio con lo profundo de nuestro ser.

Estos espacios de descanso que nos regalamos durante la práctica del mindfulness nos permiten ahondar en la verdadera esencia de lo que somos y no en lo que nosotros pensamos que somos. Nos permite sentarnos ante un lienzo vacío para poder pintar cada día, cada instante, por primera vez. Para aprender a distinguir lo esencial de lo que no lo es. Para poder por fin empezar a actuar desde el amor en lugar de desde el miedo.

Y es que comprender quién soy, qué siento, qué me hace feliz…es algo que no nos han enseñado, pero que sin embargo todos los seres humanos necesitamos comprender en realidad profundamente.

Por ello no es extraño que el mindfulness esté de moda.

Ayer leía en un periódico que el mindfulness ya ha llegado al parlamento británico, y que más de 115 parlamentarios y 80 de sus colaboradores se están formando en mindfulness.

Y es que los beneficios a nivel de salud, trabajo y emocionales de esta técnica, cuyas raíces se hunden en el budismo, ya no le pasan desapercibidas a casi nadie, desde grandes y pequeñas empresas hasta centros penitenciarios, pasando por colegios, universidades, hospitales, cuerpos militares y policiales y un creciente número de personas en el mundo que cada día se apuntan a esta técnica al conocer sus beneficiosos efectos.

Es cierto que atreverse a practicar mindfulness implica un compromiso por nuestra parte de valentía, de sentarnos unos minutos cotidianamente, diga lo que diga nuestra mente al respecto. Si esto va a funcionar, primero habrá que probarlo, ¿no?

Maricarmen  Pérez Díez

Instructora de mindfulness. Maestra y terapeuta de Reiki

Próximos eventos de mindfulness:

https://soypresencia.com/eventos/

¿Quieres leer  más artículos como éste y estar informad@ de todas las actividades? ¡Suscríbete en la casilla de arriba a la derecha!

https://plus.google.com/u/0/

¿Qué viniste a hacer al mundo?

Ayer me contaba una chica, vamos a llamarla María, una historia muy bonita que me gustaría compartir con vosotros.

Ella trabaja apoyando a la inserción de personas con discapacidad en empresas, y en este caso me hablaba de un grupo de personas con síndrome de Down, que habían logrado colocarse en distintos empleos. Pero había un chico en concreto (llámemosle Pablo) que, por más que lo intentaban, no lo conseguía.

Un día, tras hablar con la familia de Pablo, de repente se le encedió una lucecita. Él tenía una fijación especial con los camiones y la Coca-cola, siempre hablaba de ello.

Y entonces María pensó ¿Por qué no hablar con el encargado de la coca-cola en su zona de reparto y convencerle para que le contratara?. Pues allí fue, y no fue fácil: tuvo que usar todos los argumentos de defensa de lo buen repartidor que sería Pablo en su empresa por todas las razones descritas. Finalmente lo consiguió y él estuvo trabajando durante un año como repartidor con un desempeño excelente. María me contaba que finalmente fue la mejor inserción de todas porque Pablo era feliz haciendo su trabajo. Y que ella no podía estar más feliz con el agradecimiento de la familia y viendo lo contento que estaba Pablo.

Me pareció una historia preciosa. Y me preguntaba dos cosas ¿que ocurriría si todos confiáramos en nosotros mismos y en que lo que más nos gusta hacer?. Si confiaramos en nuestra vida, que ha puesto esa ilusión en nuestro corazón por una razón específica y es que nos demos el permiso de hacerlo y regalárselo al mundo, para ser más felices y hacer más felices a los demás.

La segunda es ¿por qué nos atrevemos tan poco a hacerlo? ¿por qué nos cuesta tanto confiar en nuestra vida? ¿por qué pensamos que si hacemos lo que nos hace felices la vida dejará de apoyarnos y acabaremos muriendo de hambre o algo así?

Tenemos mucho miedo,  y el miedo nos aleja de nuestra verdadera felicidad. Yo creo firmemente que si venimos a este mundo es para ser felices, y que está en nuestra mano hacer todo lo posible para querernos y tratarnos lo mejor posible, y una de las maneras de hacer esto es dándonos la oportunidad de hacer lo que nos gusta y de triunfar en ello. No de auto-boicotearnos con el miedo, ni a hacer trabajos que no nos gustan solo porque así pensamos que estamos a salvo.

Me parece una bonita lección para todos ver como la vida apoyó a Pablo en esta situación. Si él pudo, tu podrás también. Solo hay que confiar, creer firmemente que es posible y dejar que el corazón te vaya guiando.

Ya puede ser querer ser repartidor, pintor, administrativo, profesor, terapeuta, informático, zapatero, lo que sea! A cada persona le gustan a menudo cosas distintas y eso es lo bonito. Imaginemos una sociedad en la que todo el mundo fuera feliz haciendo su trabajo. El mundo sería otro, sin duda. Todos seríamos más amables con los demás porque seríamos más felices.

Es una bonita visión a la que dirigirse. En nuestra mano está hacerlo posible.

¡Feliz día y feliz vida!

obras-de-arte-famosas-colores

Maricarmen Pérez Díez
Maestra y terapeuta de Reiki, Instructora de Mindfulness

https://plus.google.com/u/0/

¿Quieres leer  más artículos como éste y estar informad@ de todas las actividades? Si aún no lo has hecho, ¡Suscríbete en la casilla de arriba a la derecha!

 

Nadie tiene el poder de hacerte daño

Nada ni nadie tiene el poder de hacerte daño, a menos que tu lo elijas (es decir, a menos que tu lo decidas).

Y nadie puede hacerme ningún daño porque mi esencia, lo que yo Soy, no es corruptible, no es ignorable, no es abandonable ni violable.

Por lo tanto si soy consciente de mi verdadero valor, me daré cuenta de que en realidad nada ni nadie tiene la capacidad de hacerme pensar nada ni sentir nada, a menos que yo lo elija. A menos que yo elija creer que soy un ser vulnerable, que puede ser atacado, o que puede ser despreciado o maltratado en modo alguno.

A menos que yo me crea que soy cualquier otra cosa que no sea Amor.

Cuando soy consciente de Quién soy verdaderamente, todos los juegos de la víctimas y verdugos se terminan.

Porque empiezo a darme cuenta de que cualquier situación que la vida me esté presentando, por dura que pueda parecer en la superficie a veces, es con el único objetivo de que comprenda quién soy de verdad, para que pueda por fin aprender a conocerme como absolutamente invulnerable e inocente, para que comprenda que soy Amor y que todo lo demás me lo he inventado por miedo a permitirme ser lo que realmente Soy.

IMG-20170920-WA0008 (1)

Cuando nos permitimos ser quienes somos plenamente la luz del Universo empieza a brillar a través de nosotros porque dejamos de defendernos de los demás o del mundo para pasar a ser conscientes silenciosamente (o no) de lo que somos, más allá del mundo de aparentes polaridades que se presenten ante nuestros, más allá lo que nuestros ojos parezcan decirnos a veces.

Y es que hay un conocimiento que va mucho más allá de los sentidos físicos, de los ojos, del oído, del olfato…más allá los sentidos físicos y que sin embargo, está ahí, accesible a todo el que de verdad quiera atreverse a mirarlo, a mirarse profundamente a los ojos, a mirarse profundamente dentro de su corazón y permitir que cada cosa y que cada persona, que cada situación le lleve más allá de cualquier creencia que tenga respecto a la misma, y respecto a sí mismo en relación a ella.

Para que desde ese espacio de desconocimiento y de profunda humildad pueda por fin empezar a saber quién es, a conocerse de verdad.

Para que desde ese espacio, pueda abrirse a escuchar esa voz sabia interna que todos tenemos, que tanto silenciamos y que tanto tiene que enseñarnos, porque en realidad, no sabemos. Cuando sufrimos, en realidad nos hemos perdido, nos hemos confundido, nos hemos olvidado.

Permitámosle a nuestro corazón, que nos lleve de vuelta a casa, para que podamos, por fin, Descansar.

Gracias

Maricarmen Pérez Díez
Maestra y terapeuta de Reiki, Instructora de Mindfulness

https://plus.google.com/u/0/

¿Quieres leer  más artículos como éste y estar informad@ de todas las actividades? Si aún no lo has hecho, ¡Suscríbete en la casilla de arriba a la derecha!

Reiki, la energía universal amorosa en tus manos

Durante mis primeros años como practicante de meditación me ocurría a menudo que a lo largo de las sesiones de meditación, especialmente hacia el final de las mismas notaba mucho calor en las manos. Yo me preguntaba ”¿Y este calor, de donde vendrá? ¿Se podrá utilizar para alguna cosa positiva? Seguramente sí”, pensaba.

Por ello cuando oí hablar por primera vez del Reiki tuve claro que quería conocer más sobre la energía y sobre cómo mejorar mi vida empleándola de forma constructiva.

Pero ¿qué es exactamente el Reiki?

Quizás ya hayamos oído hablar alguna vez de esta herramienta pero no nos quedó demasiado claro de que se trata.

El reiki es una herramienta de canalización de la energía universal a través de la imposición de las manos.

¿Qué quiere decir energía universal?

La energía es aquello que da vida a todo lo que vemos. Si ponemos en un microscopio cualquier materia, incluso cualquier parte de nuestro cuerpo, veremos que a nivel ínfimo está compuesto de pequeños átomos que contienen energía. Por lo tanto, la energía es aquello que fluye en cualquier manifestación de la vida a nuestro alrededor, ya sean las personas, las casas, las plantas, los coches…

¿Y por qué le añadimos el término “universal”?

Para explicar este término me gustaría incluir una cita de uno de los científicos más brillantes de todos los tiempos, que habló así en su discurso para la recogida del Premio Nobel de Física que le concedieron, Max Plank:

“Como hombre que ha dedicado su vida entera a la más clara ciencia superior, el estudio de la materia, yo puedo decirles, como resultado de mi investigación acerca del átomo, lo siguiente: no existe la materia como tal. Toda la materia surge y persiste debido solamente a una fuerza que causa que las partículas atómicas vibren, manteniéndolas juntas en el átomo.  Debemos asumir que detrás de esta fuerza existe una mente consciente e inteligente. Esta mente es la matriz de toda la materia”

Es decir, podemos asumir que cualquier manifestación de energía existe gracias a la inteligencia del Universo, que es creador de todo lo que llamamos vida y materia. Y no es que esto sea un concepto espiritual o metafísico, sino que vemos que los científicos que han estudiado la materia hasta sus últimas consecuencias, suscriben esta visión.

La energía universal es por tanto inteligente, y como sabemos el Universo tiende al equilibrio y a la salud, un ejemplo de ello es nuestro maravilloso cuerpo. Podemos por tanto afirmar  que la energía que sostiene toda vida es una energía amorosa y que tiende al equilibrio.

Esto es el reiki. El reiki es emplear esa energía universal amorosa para nuestro bienestar o el de los demás donde y cuando la necesitemos, puesto que esta energía es inagotable.

¿Qué quiere decir canalizar?

Canalizar es hacer de canal, es decir permitirle a esa energía pasar a través nuestro. Esto que podría parecer muy difícil no requiere en realidad ningún esfuerzo, simplemente se requiere haberse iniciado, esto es, haber activado la energía del reiki en nosotros.

Y a partir de ahí poner las manos sobre nuestro cuerpo o el de otra persona simplemente con la intención de canalizar reiki. Después es el propio cuerpo del paciente el que absorbe la energía que necesita en cada sesión para armonizarse.

Esta es una de las características más maravillosas del reiki, su sencillez y simpleza.

Lo bueno del Reiki es que al permitirnos canalizar la energía universal, hace que no nos cansemos pues no estamos dando nuestra propia energía sino que estamos poniendo esa energía universal a disposición de la persona para que absorba lo que necesite en cada momento.

¿Y para qué sirve el Reiki?

El Reiki permite acelerar y reforzar nuestro proceso natural de armonización cuando se presenta alguna enfermedad o pequeño desequilibrio (podría ser simplemente cansancio). De hecho está reconocido como Terapia Alternativa por la Organización Mundial de la Salud

Pero la aplicación en el cuerpo físico es sólo una de las aplicaciones del Reiki: lo maravilloso del Reiki es que además nos ayuda a desarrollar nuestra conciencia en todos sus aspectos, no sólo físico sino también mental, emocional y espiritual.

A nivel mental, por ejemplo, nos ayuda a hacernos más conscientes de patrones de pensamientos que no nos benefician y a partir de ahí cambiarlos por otros más beneficiosos.

También a nivel emocional nos ayuda a transformar y desbloquear las emociones que nos resultan conflictivas y vivir con más paz, lo cual por ende también garantiza una mejor salud física en todos los niveles, ya que las emociones no resueltas son la causa de la mayor parte de nuestras enfermedades.

Y más allá de todo ello, Reiki es una puerta a un mundo desconocido y maravilloso, que nos abre el camino a la evolución y transformación personal y nos conecta con aspectos de nosotros mismos que hasta entonces desconocíamos.

El reiki en definitiva, nos descubre y facilita el camino para el desarrollo de nuestro inmenso potencial como seres humanos.

Y si quieres saber más sobre el reiki, puedes ampliar la información en este video de Mindalia:

Maricarmen Pérez Díez
Maestra y terapeuta de Reiki, Instructora de Mindfulness

https://plus.google.com/u/0/

¿Quieres leer  más artículos como éste y estar informad@ de todas las actividades? ¡Suscríbete en la casilla de arriba a la derecha!