¿Qué viniste a hacer al mundo?

Ayer me contaba una chica, vamos a llamarla María, una historia muy bonita que me gustaría compartir con vosotros.

Ella trabaja apoyando a la inserción de personas con discapacidad en empresas, y en este caso me hablaba de un grupo de personas con síndrome de Down, que habían logrado colocarse en distintos empleos. Pero había un chico en concreto (llámemosle Pablo) que, por más que lo intentaban, no lo conseguía.

Un día, tras hablar con la familia de Pablo, de repente se le encedió una lucecita. Él tenía una fijación especial con los camiones y la Coca-cola, siempre hablaba de ello.

Y entonces María pensó ¿Por qué no hablar con el encargado de la coca-cola en su zona de reparto y convencerle para que le contratara?. Pues allí fue, y no fue fácil: tuvo que usar todos los argumentos de defensa de lo buen repartidor que sería Pablo en su empresa por todas las razones descritas. Finalmente lo consiguió y él estuvo trabajando durante un año como repartidor con un desempeño excelente. María me contaba que finalmente fue la mejor inserción de todas porque Pablo era feliz haciendo su trabajo. Y que ella no podía estar más feliz con el agradecimiento de la familia y viendo lo contento que estaba Pablo.

Me pareció una historia preciosa. Y me preguntaba dos cosas ¿que ocurriría si todos confiáramos en nosotros mismos y en que lo que más nos gusta hacer?. Si confiaramos en nuestra vida, que ha puesto esa ilusión en nuestro corazón por una razón específica y es que nos demos el permiso de hacerlo y regalárselo al mundo, para ser más felices y hacer más felices a los demás.

La segunda es ¿por qué nos atrevemos tan poco a hacerlo? ¿por qué nos cuesta tanto confiar en nuestra vida? ¿por qué pensamos que si hacemos lo que nos hace felices la vida dejará de apoyarnos y acabaremos muriendo de hambre o algo así?

Tenemos mucho miedo,  y el miedo nos aleja de nuestra verdadera felicidad. Yo creo firmemente que si venimos a este mundo es para ser felices, y que está en nuestra mano hacer todo lo posible para querernos y tratarnos lo mejor posible, y una de las maneras de hacer esto es dándonos la oportunidad de hacer lo que nos gusta y de triunfar en ello. No de auto-boicotearnos con el miedo, ni a hacer trabajos que no nos gustan solo porque así pensamos que estamos a salvo.

Me parece una bonita lección para todos ver como la vida apoyó a Pablo en esta situación. Si él pudo, tu podrás también. Solo hay que confiar, creer firmemente que es posible y dejar que el corazón te vaya guiando.

Ya puede ser querer ser repartidor, pintor, administrativo, profesor, terapeuta, informático, zapatero, lo que sea! A cada persona le gustan a menudo cosas distintas y eso es lo bonito. Imaginemos una sociedad en la que todo el mundo fuera feliz haciendo su trabajo. El mundo sería otro, sin duda. Todos seríamos más amables con los demás porque seríamos más felices.

Es una bonita visión a la que dirigirse. En nuestra mano está hacerlo posible.

¡Feliz día y feliz vida!

obras-de-arte-famosas-colores

Maricarmen Pérez Díez
Maestra y terapeuta de Reiki, Instructora de Mindfulness

https://plus.google.com/u/0/

¿Quieres leer  más artículos como éste y estar informad@ de todas las actividades? Si aún no lo has hecho, ¡Suscríbete en la casilla de arriba a la derecha!

 

Anuncios

3 pensamientos en “¿Qué viniste a hacer al mundo?

  1. Pedro

    Hola Mari Carmen

    Gracias por compartir.
    Me pregunto cómo se sentirá esa madre, desahuciada de su casa con dos hijos, creyendo que sus pensamientos son los responsables de tan grande tragedia.
    Tus pensamientos pueden cambiar lo que sientes pero de ahí a cambiar la realidad … Un saludo, gracias

    Me gusta

    Responder
    1. soypresencia Autor de la entrada

      Muchas gracias Pedro por tu comentario. Tienes razón, pues es difícil saber como cambiar tus pensamientos va a cambiar exactamente tu realidad concreta. Pero en cualquier caso está claro que la cambia, porque tu eres el que diriges donde quieres poner tu atención. Tus pensamientos no te piensan a tí, eres tú quien los piensa. Y el pensamiento es en realidad, el único nivel de creación auténtico que tenemos…no podemos CREAR desde ningún otro sitio que no sea la mente, todo se origina en ella. Gracias y un abrazo!

      Me gusta

      Responder
      1. Pedro

        Muy agradecido por tu contestación. Y solo decirte que me ha parecido muy acertada y me ha sorprendido gratamente. Podemos pedirle cosas al universo, ahora que nos las de o no, creo que dependerá de muchos factores que están fuera de nuestro control. He llegado a un punto en el que sé que la forma más acertada de avanzar es mediante la meditación. Seguiré atento a tus cursos.
        Un abrazo, gracias.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s